Rotundamente NO. Cuando fumas,  no solo es humo lo que inhalas, sino que introduces en tus pulmones sustancias toxicas con unas concentraciones 400 veces superiores a las máximas permitidas por la legislación vigente en ciertas plantas industriales que soportan concentraciones de contaminación ambiental muy elevadas.

La concentración de monóxido de carbono (CO) en el aire que inhala una persona que fuma es entre 30 y 50 veces mayor que una persona que no fuma.