¿ Tu mente divaga cuando necesitas enfocarla ?

mente ausente metodo beliz

 

Esta trabajando, estudiando, escuchando una conferencia, incluso viendo una película, cuando de repente te das cuenta de que tu mente esta a otra cosa diferente, desviando su atención a otros asuntos.

Dándote cuenta de que has olvidado lo que estabas haciendo para empezar a soñar despierto/a.

En lugar de concentrarte en lo que realmente estabas haciendo, te das cuenta que estas perdido en un sueño despierto, con tu mente divagando.

Te sientas en tu mesa de trabajo o de estudio, o incluso en clase, mientras tu mente esta a kilómetros de distancia ocupada en otras cosas. Cuando de repente alguien te hace una pregunta, lo miras y no sabes lo que te esta preguntando.

Estoy totalmente seguro que alguna vea te ha pasado, es porque simplemente te has distraído, pero no tú, sino tu mente es la que se ha distraído.

Esto sucede cuando hay falta de enfoque o focalización.

Lo extraño es que no recuerdas el momento en el que tu mente se distrajo y durante cuanto tiempo.

Esto le sucede a todo el mundo y, a veces, incluso en situaciones en la que podría ser peligroso, como cuando vamos conduciendo.

Por lo que perder la atención en lo que estamos haciendo y permitir que la mente divague es un bastante común. Sucediendo a personas de todas las edades y a todas las personas.

La perdida de atención ocurre a menudo cuando uno esta aburrido, cansado o cuando se esta haciendo algo que a uno no le gusta hacer.

Es muy importante, incluso diría que de vital importancia mantenerse alerta, atento/a y concentrarse en lo que se esta haciendo, especialmente en situaciones de riesgo o en situaciones en las que la atención es muy importante.

 

¿Cuando pierdes la atención y tu mente divaga?

¿Cuando divaga tu mente?

  • Si no te gusta tu trabajo, es muy posible que tu atención se desvíe frecuentemente a otros asuntos.
  • Es muy posible que te encuentres pensando en tus últimas vacaciones o en las próximas.
  • Puedes empezar a pensar en lo que vas a hacer este fin de semana o en la última película que has visto.
  • Podrías empezar a pensar en algo que alguien te dijo y te sentó muy mal.
  • A menudo, escuchas conversaciones que hay a tu alrededor, o observas lo que hacen otras personas o simplemente piensas en asuntos sin importancia ni relevancia.
  • la mente también empieza a divagar cuando tienes problemas y o preocupaciones.

Puede ser muy peligroso perder la atención cuando estas realizando una actividad como conducir, y como consecuencia podría dar lugar a errores y fallos en todo tipo de trabajos.

Es más difícil que la mente divague cuando estas ocupado en algo que te gusta hacer o que te entusiasma.

La emoción, la alegría y el interés no permiten que tu mente se distraiga y la mantenga fija en lo que estas haciendo.

Esto es tan obvio como cuando los niños juegan a un juego que les gusta, nada les distrae del juego, pero en el momento que se aburren pierden el interés y se des concentran. Y su atención se desvía rápidamente a otra cosa.

Esto nos lleva a la idea de que se necesita encontrar el interés en lo que se esta haciendo, incluso si es muy aburrido y poco interesante.

Sería útil que se pensara en los beneficios que se obtendrá de cualquier actividad o tarea. De esta manera se despertara algo de motivación, lo que ayudara a concentrarse mejor en la tarea.

VAMOS A HACER UN EXPERIMENTO:

un experimento controlando la atención.

  1. Siéntate en un lugar tranquilo.
  2. Mira el cuadro de abajo y concentra tu atención en él durante dos minutos, pero sin forzar la vista. Parpadea si  ves que lo necesitas.

 

 

 

 

 

4. Concéntrate en el cuadro tratando de no pensar en nada más.

 

Ahora después de dos minutos, te voy a hacer dos preguntas:

  1. Qué pasó cuando intentabas centrar la atención en el cuadrado?
  2. Pudiste mantener fija la atención sin distracciones? Posiblemente NO.

Tu atención se desvió a otros pensamientos, posiblemente unos segundos después de que comenzaste a enfocarte en el cuadrado. Y cuando te distes cuenta, volviste a retomar la atención en el cuadrado. Quizás sucedió varias veces.

Y con este ejercicio tan sencillo, nos damos cuenta con que facilidad se distrae la mente.

Muchas veces soñamos despiertos y dejamos que nuestra mente divague cuando hacemos una actividad aburrida, para que de esta manera pase el tiempo más rápido o como válvula de escape de una actividad que no nos guste.

A la mente le gusta muchas veces divagar hacia algo más agradable y placentero. Pero otras veces le gusta divagar  hacia pensamientos negativos, desagradables y problemas.

Por lo que es necesario desarrollar la capacidad de controlar tu mente.

Es muy útil desarrollar la capacidad de controlar la atención.

  • Así aumentaría la capacidad de atención y mejorarías en los estudios, en el trabajo, etc..
  • Con la habilidad desarrollada, cometerías menos errores.
  • Terminarías las actividades más rápidamente.
  • Al conducir no te despistaras.
  • Siempre estarás al tanto de lo que pasa a tu alrededor.
  • Ayuda a concentrarte y a meditar.

Cuando tienes el control de tu atención, evitaras estar distraído y no pensaras en otros asuntos, en lugares y momentos en los que debes estar atento.

6 consejos para evitar que tu mente divague:

  1. Trata de ser consciente de los pensamientos que pasan por tu mente. Esto te ayudara a tomar más conciencia de cuando tu mente está empezando a divagar y de esa manera volverla a traer más fácilmente de vuelta.
  2. Trata de concentrarte en lo que estas haciendo. No estés haciendo una cosa y pensando otra distinta al mismo tiempo.
  3. Cuando te venga un pensamiento importante, apuntalo y continua con lo que estés haciendo, así lo podrás retomar más tarde.
  4. Cuando estés cansado o aburrido aburrida en el trabajo, deja de hacer lo que estés haciendo durante unos minutos y haz un par de respiraciones profundas.
  5. Cuando te des cuenta de que tu mente divaga, pregúntate ¿como puedo hacer que lo que este haciendo sea más interesante?.
  6. Descansa y duerme lo suficiente. Haz ejercicio, te dará más energía para afrontar el día a día.